Documento sin título
HISTORIA

Origen de Sopachuy
Las Crónica de Don Gumersindo Moscoso nos dice : ”Según el Historiador Garcilaso de la Vega, continuando el Inca Roca, las conquistas de su padre más o menos hacia el año 1220, siguiendo las agrestes áridas y escarpadas montañas de la Cordillera Sombreros, donde el viento y el frío se enseñorean; llegaron a la altura denominada hoy “PUCARA”, donde se vinieron a construir una fortaleza de 4 leguas (20 Km.), hostigados por las “tribus selváticas”, este monumento arqueológico podemos ubicarlo desde el margen izquierdo del Río Pilcomayo hasta la Cumbre de la Cordillera, en cuya cúspide se halla una vivienda señorial a guisa de Atalaya. Existen vestigios hoy de esta fortaleza construida con muros de piedra de 1.50m de altura y pasillos de 1.50 m. de ancho, que dan la impresión de un vastísimo graderío.
Posteriormente Inca Yupanqui deseoso de conquistar Moxos, dispuso que su ejército avanzara por las rutas de Cochapampa y Choquechaca, ordenando que 200 hombres de la guarnición de Pucara, salgan en misión de exploración. Este destacamento descendió de la Cordillera estéril, desértica y fría y desprovista de vegetación a un clima benigno, decorado con árboles y paisajes acogedores.
A medida que penetraron en la selva encantadora bulliciosa y amenizada por el canto de pájaros y loros, donde también encontraron rebaños de venados, piara de cerdos del monte, jauría de zorros y feroces leopardos, y otros animales que ofrecían incalculable cacerías.
Siguiendo la caminata encontraron un río de frescas y cristalinas aguas, subiendo en sentido contrario al río salieron a una abra donde divisaron una pintoresca isla, que más tarde denominaron “Supay Churo”, maravillados por el majestuoso paisaje, resolvieron quedarse, ya que encontraron un bonito lago alimentado por dos serpenteantes ríos de aguas cristalinas , que confluían en forma de maridaje.

Lo más impresionante del lugar era el frondoso bosque de cedros, nogales y pinos, matizado de trecho en trecho con vistosos colores azules de las flores de los tarcos, de rojos vivos con los ceibos, rosados con los pétalos de los lapachos y amarillos con la de los tipas, a la orilla del lago se apreciaba alisos, arrayanes, sawintos y sauces, que jugueteaban con las olas del lago, era todo un paisaje encantador y atractivo.

Informado el Inca de la belleza de la isla, se dispuso su ocupación y construcción de viviendas individuales para las Ñustas y las mujeres de los jefes que viajaban con ellos, agrupando las chozas en rancheríos o Aldea. Allí dejaron a sus mujeres por vía de seguridad de los salvajes y para que disfruten de la espectacular isla y de los baños naturales. De esta suerte así fundaron el primer pueblo balneario en Sopachuy, el año 1222. Inca Yupanqui ordenó el desagüe del lago de Supay Churo, con la finalidad de utilizar el suelo para la agricultura.
Nombre
Originalmente nació con el nombre en quechua, SUPAY CHURU traducido al español seria “La Isla del Diablo”, antiguamente donde está el pueblo antes era una hermosa laguna y a las orillas de este era donde se habían situado sus primeros pobladores que constantemente se enfrentaban a las tribus de guaraníes.
Los que habitaban la zona se dedicaban a la caza y pesca, posteriormente y con la llegada de los españoles y su evangelización cambia el nombre al actual de Sopachuy.
Fundación de Sopachuy
“Continuando el Inca Roca con las conquistas de su padre sometió a los Charcas llegando hasta Choquechaca, continuó llegando a la Cordillera de Sombreros donde el viento y el frío eran dueños de las alturas, este inhóspito clima obligó a descender donde encontraron una pintoresca isla con una población y fundaron llamándola SUPAY CHURU (Isla del Diablo) hacia el año 1222.
El balneario natural y pintoresco pueblo de Sopachuy fue fundado el 30 de octubre de 1581 a orillas del Río Horcas y San Antonio, junto a un bosque de pinos, en la primavera de 1581 llega el Gral. José de Insa y Lines con 9 familias Castellanas a tomar posesión de las 30 leguas que los soberanos de España le adjudicaron en premio a los servicios prestados y es así que en 1581 fundaron por segunda vez Sopachuy luego plantaron una cruz de madera Quina, en el centro de la Pampa, invocando la bendición del Señor, para que les vaya bien.
Años más tarde la cruz fue trasladada al lugar que hoy ocupa la Capilla de San Pablo.
El Paso de Doña Juana Azurduy de Padilla por Sopachuy
Para detener a La Hera, Padilla distribuyó a sus guerrilleros: Doña Juana Azurduy con sus “leales”, se situó en El Villar, Jacinto Cueto con 600 honderos, 50 jinetes y 30 lanceros en Sopachuy y José Serna con 200 0 honderos y 50 fusileros en Tarabuco, además en esta región se encontraron los capitanes guerrilleros Prudencio Miranda, e Idelfonso Carrillo con sus partidas. La Hera atacó a Padilla y después a Juana Azurduy en El Villar, pero aquí fue derrotado dejando numerosos prisioneros y una bandera en poder de los guerrilleros. Otro destacamento fue derrotado por Cueto en Sopachuy y en todas partes los realistas fueron fuertemente hostigados por los guerrilleros Patriotas.
Fundación y construcción del Templo católico de Sopachuy
La iglesia católica de Sopachuy se construyó en diez años desde 1609 hasta el año 1619 en virtud a un decreto arzobispal. La misa se celebraba a las seis de la mañana y se rezaba el rosario a las cinco de la tarde, los niños aprendían a leer y escribir, practicaban también la agricultura y el tallado de madera, los adultos concurrían al trabajo de madrugada en procesión, cantando cánticos y en la tarde al regresar de la misma forma, los productos se dividían entre los campesinos, haciendo quedar solo los diezmos y primicias.